Lo que te marca en la infancia lo hace para toda la vida.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email
Tabla de contenidos

En mi infancia, cuando yo tenía 6 años, vi cómo atropellaban a mi perro Animal delante de mis narices. El coche ni paró. Mi madre y yo nos quedamos en shock. Una vecina del barrio que estaba también con su perro, lo recogió de la carretera y lo llevó a la acera. El perro seguía vivo y tenía la cabeza abierta de tal manera que se le veía el cerebro. Miró a la chica, miró a mi madre, me miró a mi y murió. Sentí como me daba las gracias antes de morir. Mi corazón se rompió de una forma muy profunda. Animal era mi mejor amigo, mi compañero de vida, era mi hermano.

Tengo 40 años, he vivido cosas muy duras pero, cada vez que recuerdo ese episodio de mi vida en la infancia, me convierto en esa niña de 6 años y lloro, siento un dolor muy profundo de tristeza. Lo que te marca en la infancia lo hace para toda la vida.

Recuerdo bajar al patio de mi abuela y sentarme sola en el tronco de un árbol a llorar. Recuerdo mirar por la ventana y ver una nube con la forma de Animal. Recuerdo que su amigo Dumbo seguía viniendo a buscarle para jugar. Ese dolor de la infancia me acompañará siempre.

Vivo con mi hijo de 7 años, con mis dos perras, mis dos gatos (gato y gata), las gatas de la parcela y cinco gallinas. Son mi familia. A veces me han criticado por estar más tiempo con animales que con personas. Pero es que yo prefiero estar con seres que no critican, que no juzgan, que simplemente son ellos mismos y yo puedo ser yo misma. Vivo rodeada de Amor, de Amor sincero y eso no lo cambio por nada. Mi vida sencilla entre animales y naturaleza es lo que más aprecio del mundo. Simplemente sigo siendo esa niña de mi infancia que ya sabía la importancia de la vida acompañada de animales.

Los bebés y niños y niñas pequeños son esponjas y son seres puros, inocentes, que viven desde su corazón. No sé si te haces una idea de lo importante que es cuidar de ellos y ellas, de que sufran lo menos posible en la infancia para que vivan su vida con el menor dolor posible y puedan desarrollar sus cualidades y sus dones para llegar a ser lo que quieran, para que su vida llegue a ser lo que ellos y ellas realmente quieran en la edad adulta y así poder ser felices.

El principio materno o matrístico es el que cuida de que eso durante la infancia sea así. Y es en lo que está basado mi proyecto, no sólo laboral sino de vida. Mi proyecto de Madre de día Matrística se basa en estos dos principios, el cuidado integral del bebé y de todos los seres y la conexión con la Naturaleza y los animales. Es, me parece a mi, la mejor forma de caminar por el mundo y por la Madre Tierra.

Otros artículos del blog

Matrística - madre de día

Premios Impulsa al Autoempleo

Desde Cruz Roja se ha creado este concurso y tengo la gran suerte de que mi proyecto, Matrística, ha quedado …

5044

¿Qué es una Madre de día?

Las Madres de día somos educadoras infantiles que han elegido ofrecer una alternativa a la educación tradicional. Estamos dadas de …

ocean-1149981_1920

La salud mental y emocional comienza en la infancia.

Una de las diferencias entre la figura de Madre de día y las guarderías o escuelas infantiles que para mi …

Deja un comentario